[-Tarjetas de crédito-]

Los problemas con las tarjetas de crédito, en especial, las revolving, son habituales entre los que las utilizan sin haber sido informados correctamente sobre sus condiciones.

Las tarjetas de crédito son una buena herramienta financiera para momentos puntuales, permiten acceder a financiación inmediata sin mayores trámites.

Ahora bien, sus condiciones pueden ser abusivas, y es importante que el cliente haya sido perfectamente informado antes de su contratación de:

  • qué tipo de interés cobran,
  • qué formas de pago existen,
  • qué comisiones y gastos se generan y
  • cuáles son las penalizaciones que impone la tarjeta.

¿SON ABUSIVOS LOS INTERESES DE LAS TARJETAS DE CRÉDITO?

En este punto no vamos a hacer distinción entre tarjetas de crédito y tarjetas revolving.

Podríamos decir que si los intereses de tu tarjeta de crédito son superiores al 20% estamos ante unos intereses abusivos.

Pero eso es algo que decimos nosotros y que lo decimos en el momento de escribir este artículo.

La abusividad de un tipo de interés no reside solo en su porcentaje, influyen las circunstancias de quien pide el crédito y el momento de celebrarse el contrato.

Pensemos en que no sería lo mismo comparar un tipo de interés del 20% en los años 80 cuando la rentabilidad de un fondo podía estar entre el 15 y el 20%, que en es siglo XXI, momento en el que el Euríbor, por citar un índice conocido, está en negativo.

PROBLEMAS CON LA TARJETA DE CRÉDITO

El problema con las tarjetas de crédito no solo reside en el porcentaje que se cobra por utilizarla, el mismo reside en la falta de información al consumidor, al que se le ha vendido la tarjeta resaltando sus extraordinarias bondades, pero obviando que ese “2%” de interés del que hablan, no es anual, sino mensual.

También su forma de comercialización favorece más bien poco la reflexión sobre la idoneidad de contratarla, si acabas de salir del súper, tras tres horas comprando y dando vueltas, es poco probable que te pares a pensar si las condiciones son buenas, regulares o malas.

Tampoco te pararás a pensar en si realmente necesitas la tarjeta.

Si nos paramos a hablar de la documentación de las tarjetas de crédito, solo podemos decir que existen infinidad de demandas basadas en que los clientes nunca recibieron copia del contrato, nunca han visto las condiciones generales, la documentación que reciben no hace mención al tipo de interés, las comisiones por impago, las consecuencias de los incumplimientos…

ANULAR LA TARJETA DE CRÉDITO

Si te has visto en una situación similar a la descrita, si tienes una tarjeta de crédito de la que desconocías las condiciones, de la que no has recibido información, de la que no puedes amortizar según te convenga, te recomiendo que inicies los trámites para anular tu tarjeta de crédito.

Si has pagado muchísimos intereses por el crédito que has usado en tu tarjeta, es posible, que fueran intereses usurarios, contacta con un profesional y plantéate presentar una demanda.

Si has pagado muchas comisiones por tarjeta de crédito, este modelo de reclamación te será de ayuda.